La plataforma Jusapol organizó la manifestación ante el respaldo del Gobierno a la banda terrorista

Una hilera de ataúdes fueron colocados frente al Congreso de los Diputados.

Los féretros fueron llevados a hombro por los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil que rechazan el rastrero pésame de Pedro Sánchez a Bildu por el suicidio del etarra Igor González en la cárcel guipuzcoana de Martutene.

Unas palabras que hicieron que, además de indignar a la oposición e insultar a las víctimas de ETA, promovieron a que la plataforma Jusapol convocase a la protesta junto a sus marcas en la Policía Nacional (JUPOL) y la Guardia Civil (JUCIL).

En la manifestación, a la que acudieron varios cientos de policías y guardias civiles, se cumplieron las medidas de prevención por el COVID-19. En este sentido, los agentes se han concentrado a modo de formación entre la puerta del hotel Palace y la plaza de Neptuno.

En la cabecera, seis féretros cubiertos con la bandera nacional y varias rosas. Una forma de recordar a todos los asesinados por ETA. “Las víctimas somos nosotros”, decía la pancarta.

Los manifestantes pasaron uno por uno y han soltado sus grilletes entre los féretros para expresar su malestar.

También, en un momento dado, todos han dado la espalda al edificio del Congreso “para mostrar nuestro rechazo al que está ahí dentro”, en referencia al presidente Sánchez.

En silencio han cantado “La muerte no es el final” y en silencio, durante un minuto, han recordado a sus “compañeros asesinados, a los que decidieron suicidarse y a los fallecidos en acto de servicio”.

“Las víctimas somos nosotros y la sociedad en general», ha dicho el portavoz de Jusapol. «Intentan blanquear el pasado, pero no todo vale”. A esa misma hora, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, recibía en su despacho oficial a una delegación de EH Bildu para negociar los Presupuestos Generales del Estado.

Diputados de PP, Ciudadanos y VOX se han sumado junto a asociaciones de víctimas a la protesta, donde también se lanzaron consignas contra el Gobierno PSOE-Podemos, a quien acusan de despreocuparse por los suicidios en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El consejero de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Miguel Ángel Folguera, indicó que «tenemos que aguantar que un presidente del Gobierno copie su lenguaje, habla de banda ETA y no de organización terrorista; son unos asesinos, no son presos vascos».

“A seguir dando siempre la batalla a este y cualquier Gobierno que apoya a los terroristas y no defiende a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ni a las víctimas del terrorismo», sentenció.

Rendición ante Bildu

El pésame de Sánchez no fue el único gesto hacia los herederos de ETA.

Fernando Grande-Marlaska también agachó la cabeza ante Bildu.

El ministro del Interior intentó calmar al partido proetarra, que pide “nuevas políticas” con los presos de ETA, recordándoles que “90 presos de ETA” han tenido beneficios carcelarios.

“En estos dos años con el tratamiento individualizado, no colectivo, 90 presos de la organización terrorista ETA han sido trasladados o han sido progresados en grado y siempre con el control judicial, como deber ser, evidentemente”, presumió Grande-Marlaska.

Sus palabras confirman el interés del socialista por tener guiños con los proetarras de Bildu y, de esta manera, recabar su apoyo de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado u cualquier otro requerimiento del PSOE.

Con dos grandes humillaciones encima, el PSOE abordó la más dolorosa para todos los españoles: ignorar a las víctimas del terrorismo.

Ignorar a las víctimas

Las asociaciones de víctimas del terrorismo, que durante los últimos meses intentan sin éxito frenar los beneficios de Grande-Marlaska a los presos etarras, tildaron a Sánchez de ser un “miserable” y “una vergüenza”.

Ángeles Pedraza, presidenta de honor de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), indicó en un mensaje colgado en su perfil de Twitter que:

“Señor Sánchez, es vergonzoso que se dedique a justificar el suicidio de un terrorista y a mostrar sus condolencias ante los que le mantienen en el gobierno, parece que ya no le cuesta dormir con los que legitiman mas de 50 años de terror en nuestro país, que pena de tantas vidas rotas”.

A pesar de las duras palabras de las víctimas del terrorismo, el PSOE mantiene su línea de bajar la cabeza ante Bildu. Sí, el partido con el que prometieron que nunca llegarían a un acuerdo y ante el que ahora se humillan en público para que sigan siendo sus aliados de Gobierno.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *