La concursante confesó que ha tenido una infancia muy dura y tiene sospechas de que podría ser hija de un cantante famoso al que pretende conocer

Siguen el hambre, las depresiones ocasionales y las discusiones, pero entre bronca y bronca los ‘Supervivientes’ salpican la isla con sorprendentes confesiones que alegran el folletín. La última en caldear el ambiente rosa ha sido Fani. Ya había dejado caer que la verdadera identidad de su padre podría incomodar a algún cantante famoso, y ahora quiere ir más lejos. La concursante desveló a sus compañeros que un miembro de Los Chichos escribió una canción pensando en su madre, y aquello suscita sospechas parentales.

«Me dijeron que mi padre podría ser él», asevera la chica, aunque también expresa sus dudas porque no tiene certeza del rumor. Lo que sí quiere es hacerse «una prueba de paternidad porque me encantaría que mi padre fuera el que me ha dado su apellido», contaba dejando boquiabiertos a los ‘náufragos’. Y para rematar la jugada, advierte de que -una vez acabe el reality- intentará conocer al artista del veterano grupo musical para que le cuente su versión de la historia. Y es que Estefanía ha soportado una infancia muy dura, «me llegaron a dejar tirada en una autopista», revelaba. Al parecer la joven tenía solo seis años cuando sus padres la abandonaron allí. «Tenía familia, pero como si no la tuviera», explicaba compungida. Y por eso decidió ser madre siendo muy joven, «necesitaba tener a alguien que me quisiera de verdad», argumentaba. Está claro que las playas de Honduras destruyen la discreción.

Por otro lado, Hugo Sierra e Ivana Icardi vuelven a estar juntos, después de pasar una semana en bandos contrarios, y el romance crece entre ellos sin miedo a las habladurías del resto. La pareja dio rienda suelta a su pasión y consumaron su relación bajo las estrellas. Mejor así que a palos, como los que se encuentra Rocío Flores cada vez que se descuida. Cristian Suescun contó a la hija de Antonio David que su supuesta amiga Fani la va poniendo verde cada vez que puede. «Que siempre se está quejando, que siempre está cansada, que siempre tiene cara de asco…», comentaba el joven que decía la supuesta traidora. Y a Rocío se le cayó el mundo encima. «¡Al final la gilipollas de esta edición voy a ser yo!», exclamaba visiblemente indignada. Y acabó discutiendo con Fani y pronunciando una de esas sentencias que traspasan el reality: «Para mentir hay que tener las patas muy cortas». Proverbial.

Por lo demás, una tarántula pegó un susto de muerte a los aventureros, la araña surgió de la nada y casi pica a Jorge Pérez, el guardia civil metido primero a modelo y luego, a superviviente. Todo quedó en un sobresalto. También hubo una pelea por la leña, la celebración del cumpleaños de José Antonio Avilés y reproches varios hacia Cristian, que no acaba de entenderse con varios de sus compañeros. Y la vida sigue en la isla.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *